Jabón de castilla: Conoce cómo hacerlo y todos sus beneficios

Si buscas una opción para iniciarte en la confección de jabones, el jabón de Castilla es una buena idea: es sencillo, requiere pocos ingredientes, resulta económico y, como verás más adelante, el paso a paso es muy asequible.

Este jabón se fabrica a base de aceite de oliva, sosa y agua. Recibe su nombre de la Corona de Castilla, territorio repleto de olivos y molinos en los que se obtenía su ingrediente principal y lugar desde el que se ha exportado a diferentes territorios desde la Edad Moderna.

A diferencia de otros jabones de la época que se hacían con grasas animales, está hecho con un aceite de origen vegetal así que la “receta” es totalmente apta si buscas una alternativa vegetariana o vegana. También debemos tener en cuenta que se trata de un jabón biodegradable, condición muy importante para contribuir al cuidado del medio ambiente.

Es un jabón que se ha venido utilizando tradicionalmente tanto para el cuidado facial como para el corporal, también puede emplearse para el afeitado, para retirar restos de maquillaje o como champú e incluso sus usos se extienden más allá de la cosmética, jugando con la densidad y sustituyendo la sosa por potasa crearemos un excelente detergente líquido casero para ropa y vajilla. Inclúyelo cada mañana y noche en tu rutina de cuidado facial, posteriormente hidrata tu piel, el resultado será visible día a día.

Si nos centramos en su consumo como material cosmético, debemos señalar que es apto para todo tipo de pieles, su alto contenido en aceite de oliva aporta hidratación a las pieles secas. Si por el contrario tu piel es grasa el aceite de oliva aportará equilibrio (gracias al escualeno) evitando el temible “efecto rebote” que hace que tu piel brille en exceso, además es un aceite ligero que no obstruye el poro. Tiene como característica que hace una espuma muy ligera que evita la irritación de la piel.

Jabón de castilla

Pero las propiedades del aceite de oliva van mucho más allá de la hidratación y la nutrición. Combate la sequedad de la piel, ayuda a calmarla cuando sufrimos eczemas, dermatitis o psoriasis. Es rico en vitamina E, un potente antioxidante que lucha contra los radicales libres (los efectos nocivos del sol, la contaminación, el estrés…) y protege a los tejidos del envejecimiento. También contiene vitamina K, un potente calmante que además proporciona un aspecto sano y brillante para nuestra piel.

Para hacer jabón de castilla necesitarás los siguientes productos:

Además debes tener a mano estas herramientas:

Paso a paso para hacer jabón de Castilla:

  1. En primer lugar prepara todos los ingredientes y utensilios que hemos mencionado anteriormente, hazlo de una forma ordenada y cómoda para tener todos a mano. Busca un lugar bien ventilado.
  2. En un recipiente no metálico pondremos el agua fría y añadiremos la sosa con cuidado, es muy importante que lo hagamos en este orden ya que así evitaremos salpicaduras que podrían dañar nuestra piel. Con una cuchara de madera removemos hasta que la sosa quede disuelta en el agua.
  3. En otro recipiente tendremos el aceite de oliva preparado, sobre el agregaremos la mezcla de agua y sosa cáustica y con ayuda de una batidora removeremos hasta obtener una mezcla homogénea y ligeramente espesa.
  4. Tras verter la mezcla en el molde, lo cubriremos con film transparente y lo envolveremos en un trapo de cocina o una toalla para dejarlo reposar durante 24-48 horas. Pasado ese tiempo lo desmoldaremos y cortaremos, después lo vamos a dejar curar durante 30 o 40 días, tiempo tras el cual podremos usar las pastillas de jabón para cualquiera de las utilidades de las que hemos hablado anteriormente.

Si quieres enriquecer las propiedades que ya de por sí tiene, puedes hacerlo agregando aceites esenciales, en total unas 15 gotas para las cantidades que hemos proporcionado. Si buscas un jabón más calmante añade lavanda, rosa y hamamelis; si lo que necesitas es más hidratación, los aceites de aguacate, jazmín o neroli; y si por el contrario deseas equilibrar la producción de grasa tus aliados serán el árbol de té, geranio o naranja. Estos aceites deben añadirse una vez que la mezcla de aceite, sosa y agua ha espesado.

Con estos ingredientes obtendremos un jabón de aproximadamente medio kilo. Cantidad perfecta para tener guardado en nuestra despensa y para hacer un detalle que seguro nos agradecen. En caso de que queramos ofrecerlo como regalo podemos decorarlo con flores de rosa o lavanda y agregar un aroma reconfortante como el azahar o la bergamota.

Materiales para hacer jabón

Todos estos ingredientes y utensilios los encontrarás en nuestra tienda online granvelada.es. No dejes de visitar nuestros blogs con muchas más recetas para hacer jabones, velas, perfumes y cremas. Y además recuerda suscribirte a nuestros canales y redes sociales para recibir cada día nuevas ideas y consejos.

2 Responses to “Jabón de castilla: Conoce cómo hacerlo y todos sus beneficios”

  1. Hola Emma, desconocemos el producto que utiliza, por lo que sería aconsejable que siguiera las instrucciones del fabricante, que es quien conoce el producto. Un saludo!

  2. Emma dice:

    Hola, he conseguido una NaOH con una pureza del 90%. La que vendéis en la web y seguramente utilicéis en vuestras recetas tiene un porcentaje algo mayor, por lo que veo. Aún así, ¿es recomendable seguir las mismas proporciones? (Las recomendadas por el fabricante me parecen excesivamente elevadas, ya que por cada 3kg de jabón recomienda 1/2 de sosa)

Sígueme en Feedly